Lumen: Cashless, un futuro ahora sin dinero físico

El Cashless podría eliminar las colas en los cajeros, reducir la evasión fiscal, incrementar el PBI y lograr la inclusión financiera de una gran parte de la ciudadanía a través de la tecnología.

Antonio Paredes / 30.08.2021 / 5:35 pm

Tuvimos el gusto de entrevistar a Gianni Hanawa, Director Comercial de Lumen Perú sobre Cashless, un futuro ahora sin dinero físico.

Al inicio de la pandemia, hubo incertidumbre en la continuidad de los negocios, ¿cómo reaccionaron las empresas de la región?

El 2020 fue un año desafiante y de cambios, no solo a nivel salud, fue un año que cambio nuestra manera de realizar tareas y actividades habituales. La forma de realizar nuestros pagos, no fue la excepción, muchos métodos novedosos se lanzaron y otros que ya existían fueron descubiertos en medio de la necesidad. Estas nuevas formas de pago se tornaron tan atractivas que han empezado a dejar atrás el uso del efectivo en muchos casos.

En medio de esta situación, muchas empresas empezaron a acelerar una tendencia mundial y reconocieron la importancia de transformar la forma de pago en línea de sus clientes para poder garantizar la continuidad de sus negocios, sobretodo durante las rígidas cuarentenas instauradas por la pandemia, cuando la realización de transacciones cara a cara y usando papel se volvieron muy limitadas. Por lo tanto, el Cashless o pago electrónico apareció como una real ayuda durante los tiempos de pandemia y fue adoptado por todo tipo de comercio.

¿Qué iniciativas de pagos móviles que eviten el contacto físico y la manipulación del dinero están implementando las industrias?

La pandemia aceleró la adopción de tendencias y tecnologías que sin duda cambiarán el mundo y están preparando el camino para una nueva ola de innovaciones.

Hasta hace un tiempo pensar en un mundo sin papel moneda o efectivo y sin hacer uso necesario del plástico (tarjetas de crédito) habría sonado a película futurista. Pero, la adopción masiva del comercio electrónico, la flexibilización de la banca tal y como se conocía, y la digitalización de nuestro día a día, a causa de las cuarentenas, nos mostró que un mundo sin pagos en efectivo era posible y no una utopía.

Actualmente, tenemos tecnologías disponibles al alcance de nuestras manos, tal es el caso de tarjetas de crédito y débito que utilizan contactless, que evita el tener que entregar nuestra tarjeta al cajero o hacer uso del POS.

Otras tecnologías, como el NFC, Bluetooth, RFID en los celulares y smartwatches, funcionan para realizar pagos sin contacto vinculando las cuentas del banco, y si bien es cierto, no fueron desarrolladas para realizar pagos, son muy empleadas por un tema de estabilidad y seguridad.

En países, tecnológicamente más avanzados, ahora también se emplean los smart rings para realizar pagos, este anillo tampoco fue creado para exclusivamente realizar pagos, pues inicialmente se usaba para controlar varios dispositivos inteligentes e incluso abrir puertas, reemplazando el uso de fotochecks o las llaves tipo tarjeta.

Los pagos con códigos QR, también alcanzaron gran notoriedad, al convertirse en una alternativa de pago segura, porque evita que tengamos contacto con billetes y monedas o que personas ajenas a nosotros toquen nuestras tarjetas y documentos.

¿Cuál es la situación de las criptomonedas en las transacciones aceptadas por parte de empresas y estados de la región?

En la región ocurre que el dinero digital no está regulado (excepto México que cuenta con una ley de regulación de criptomonedas, llamada Ley Fintech, esta regula ciertos aspectos de los exchanges, no a los consumidores), a pesar de esto, durante el año pasado vimos un crecimiento exponencial desde el punto de la cantidad de usuarios que comenzaron a invertir en ellas y del otro lado por el incremento que se observó en los nacimientos de plataformas de intercambio o que incrementaron sus utilidades de manera significativa.

La falta de regulación del dinero digital acarrea una serie de problemas y delitos, y ha envuelto a esta industria en historias de empresas criminales y lavado de dinero.

Pero considero que toda historia tiene dos lados, y el lado positivo de la adopción del Bitcoin y otras criptomonedas a gran velocidad en nuestra región también deriva de iniciativas innovadoras para frenar el avance de la corrupción y el robo, y a su vez, impulsar la productividad corporativa y promover políticas publicas que beneficien a la sociedad.

En el 2019, Latinoamérica era la región con la mayor cantidad de usuarios de criptomonedas a nivel mundial, siendo Brasil, Colombia, Argentina, México y Chile las que se encontraban, en ese entonces, dentro de los 10 principales países de criptomonedas.

Al día de hoy, algunos países se encuentran ya encaminados en la regulación de las crypto, siendo México el pionero en la regulación de estas, mientras otros países aún no tienen este tema en sus agendas.

Estas regulaciones pueden verse desde dos ángulos, uno de ellos la regulación de los exchanges y el otro el intercambio de compra – venta o inversión por parte de los usuarios o consumidores.

Para evitar posibles usos negativos de la criptomoneda, como el lavado de dinero, considero que es imprescindible que poco a poco los distintos países de la región comiencen a regular los activos financieros digitales, siempre desde ambos ángulos.

¿Cuánto y cómo se fortaleció el comercio electrónico a nivel regional a partir del año 2020?

A nivel Perú, si bien es cierto que el 2020 fue un año nefasto para muchas empresas, en cuanto a resultados, debido al impacto durísimo que les dio la pandemia, para el comercio electrónico fue todo lo contrario, tanto así que fue el sector económico que mayor crecimiento mostró en medio de una crisis económica galopante.

Según cifras que maneja CAPECE, el e-commerce en el país creció en un 50% y movió hasta US$ 6,000 millones.

Esto ha marcado un hito en el comercio electrónico a nivel local, pues el crecimiento que se debió dar en un lapso de cinco años se dio en solo seis meses, incluso con líneas que normalmente no tenían participación en este tipo de comercio. Pese a este crecimiento, poco más de cinco millones de negocios todavía no utilizan este canal de comercialización.

El país está dando sus primeros pasos en lo que a transformación digital se refiere, pero estos primeros pasos han sido firmes. Nuestro crecimiento en digitalización aún no ha tocado techo y podemos seguir creciendo.

En lo que se refiere a nivel regional, Costa Rica, Chile y Brasil lideran el comercio electrónico, pero a nivel mundial sus registros son considerados bajos y hay que tomar en consideración que en la región el comercio electrónico, por ahora, no constituye un pilar fundamental de la economía.

El 92% del total de las compras electrónicas a nivel regional, está constituido por consumidores de Brasil, México, Argentina, Chile y Colombia. En esos países se realizaron ventas hasta por US$ 71,000 millones durante el 2020, lo que representó un incremento estimado de 1,4% respecto al del 2019.

¿Cuál es la situación de los pagos digitales en Perú respecto a otros países de América Latina?

Es un orgullo saber que nuestro país lidera el crecimiento de pagos digitales a nivel Latinoamérica, este crecimiento se dio en el contexto de la pandemia. Perú se posicionó como uno de los países, a nivel regional, con mayor crecimiento en el volumen procesado por medio de pagos digitales, alcanzando un crecimiento del 663% el año pasado, frente a un 441% de Colombia y 234% de Chile, esto según cifras que compartió hace unos meses Mercado Pago.

Como ya he mencionado, la pandemia aceleró la digitalización de miles de negocios, por lo cual una de las tendencias que venimos observando este año, es el incremento de pagos mediante celulares, a través de apps como Yape, Plin, Lukita y Tunki y el crecimiento de pagos mediante códigos QR.

¿Será posible un mundo sin efectivo?, ¿qué proyecciones y escenarios se están considerando al respecto?

Pienso que para llegar a un escenario completamente Cashless, no solo debemos esperar que la tecnología siga avanzando y haga lo suyo, también debemos incentivar y pedir la participación de las autoridades y sociedad en general.

La pandemia aceleró la tendencia hacia el uso de la banca en línea, la necesidad de realizar pagos sin contacto y compras a través del e-commerce, e incluso el cobro de bonos, como sucedió en nuestro país, empujaron a muchas personas a tener cuentas bancarias, lo que resultó en un 55% de consumidores en Latam que actualmente tienen una cuenta en un banco.

Latinoamérica, tiene un nivel de acceso al sistema de banca digital altísimo y esto abre muchas oportunidades a empresas de tecnología o Fintechs para que puedan desarrollar nuevas e innovadoras estrategias de pagos digitales.

En este punto considero que pueden darse tres escenarios que generarían un gran impacto: primero la creación de ecosistemas de pagos electrónicos a través de celulares, segundo la implantación de monederos electrónicos con una amplia base de aceptación y tercero la creación de identidades digitales seguras.

Finalmente, ¿hay algo más que desees compartir con nosotros?

El dejar atrás el uso de dinero físico y pasar a un entorno totalmente o por lo menos de un 80% Cashless, podría llevar a la región a dar el gran salto hacia el fin de las colas en los cajeros (interminables cada fin de mes), reducir enormemente la evasión fiscal, incrementar el PBI y un punto muy importante, lograr la tan ansiada inclusión financiera de una gran parte de la ciudadanía a través de la tecnología.

Compartir noticia

TECNOLOGÍA 21

Medio especializado en publicaciones tecnológicas con enfoque en negocios desde 2007.

Nuestro alcance principal comprende Iberoamérica.

Reservar atención online

SERVICIOS

Publicidad para empresas
Coberturas y entrevistas
Análisis de productos y servicios

RESERVAR ATENCIÓN

Noticias de tecnología y negocios
Enlaces Archivo / Condiciones

Estás viendo: “Lumen: Cashless, un futuro ahora sin dinero físico