Tecnología 21

Llegan los cigarrillos electrónicos con inteligencia artificial

¿La ciencia y tecnología permitirán que esta actividad sea totalmente segura? Eso esperamos, por el bien de todos los usuarios.

Marco Díaz / 28.12.2020 / 8:33 am

La finalidad de este artículo es exclusivamente informativa y no incentivar el consumo de un producto específico.

Los cigarrillos electrónicos, también conocidos como vapers, han venido a representar una alternativa para una actividad tan cotidiana para muchas personas como lo es el fumar, ya que, además de brindar una nueva opción para quienes están deseosos de dejar el tabaco, estos dispositivos se han sabido adaptar a las necesidades y tecnologías de la actualidad.

El ejemplo más claro de esta aseveración son los cigarrillos electrónicos con inteligencia artificial, un producto que desde su creación está cada vez más en boga, y por ende sus ventas están creciendo como la espuma debido a sus peculiares características; si deseas conocer más sobre ellos, puedes leer más sobre los cigarrillos electrónicos con inteligencia artificial en este link.

Ventajas del cigarrillo electrónico con inteligencia artificial

Como lo mencionamos hace un momento, una de las principales razones por las cuales los amantes del tabaco y la nicotina buscan esta clase de productos es con el objetivo de sustituir los cigarrillos convencionales, dado que han tenido problemas de salud debido a estos, o planean prevenirlos antes de que sea demasiado tarde.

Si bien los vapers comunes pueden ser de gran ayuda para dar el primer paso, la realidad es que en primera instancia el sabor puede ser algo dulce y nada fuerte a comparación del tabaco, de tal manera que la experiencia para quienes están en el proceso de transición puede ser poco placentero.

Es en este punto en el que los cigarrillos electrónicos con inteligencia artificial podrían ser la solución perfecta, ya que en su gran mayoría son capaces de graduar el nivel de la nicotina y sustituirlo por una sustancia menos dañina llamada ácido nítrico.

Esta sustancia es utilizada para potenciar el sabor en la mayoría de los vapers, y de igual manera evita que los líquidos de vapeo sufran un proceso de oxidación, lo que la convierte en una sustancia completamente vapeable.

Adaptación a diversos dispositivos

Otra de las maravillosas funcionalidades de los cigarrillos electrónicos con inteligencia artificial es que pueden conectarse o vincularse a diversos dispositivos móviles, esto con el objetivo de que, a través de tu teléfono y en conjunto con una aplicación, tengas la posibilidad de suavizar el consumo del ácido cítrico.

A la par de ello, puedes monitorear el avance que vas teniendo en cuanto a la disminución de la nicotina, puesto que el algoritmo con el que funciona el cigarrillo va detectando y aprendiendo de manera automática el comportamiento de cada usuario, y con base en los datos que proporciona podrás llevar un control más preciso de tu evolución.

La historia del cigarrillo electrónico

A pesar de que su introducción al mercado se dio a inicios del siglo XXI, fue hasta el 2010 que comenzó a popularizarse entre la comunidad de personas que buscaban una alternativa poco drástica para dejar el cigarrillo, así como entre los jóvenes que encontraron interesante la actividad de vapear, es decir, sacar humo tanto por la boca como la nariz y realizar diferentes trucos con este.

Sin embargo, sus raíces pueden ser encontradas a finales de la década de los 60s, en 1968 para ser más precisos, cuando Herbert A. Gilbert patentó un cigarrillo sin tabaco y sin humo.

Dentro de esta patente, Gilbert describió cómo era que su dispositivo funcionaba, a base de la sustitución de tabaco en combustión y papel con aire aromatizado caliente y húmedo, de tal manera que, al suplantar la nicotina, los fumadores que deseaban dejar de tajo este hábito podían seguir un camino amigable hacia su recuperación.

Pese a este interesante invento, los intentos por parte de Gilbert de comercializar su “cigarrilo saludable” fallaron, y su producto no tardó mucho en caer en el olvido. Sin embargo, merece una mención como la primera patente para un cigarrillo electrónico.

Fueron varias décadas después cuando el farmacéutico chino Hon Lik patentó el primer cigarrillo electrónico basado en nicotina, justo en 2003, y un año después se convirtió en la primera persona en fabricar y vender ese producto, por primera vez en el mercado chino y luego a nivel internacional.

Categorías de cigarrillos electrónicos

Actualmente, podemos encontrar vapers de todos tamaños, diseños, colores y sabores, sin embargo, si de categorías hablamos, podemos clasificar los vapers de la siguiente manera:

  • Minis: esta clase de cigarrillos electrónicos son bastante parecidos a los convencionales en cuanto a tamaño y sensación, por lo que son recomendados para los fumadores que están en la transición de dejar el tabaco y la nicotina.
  • Tamaño medio: son el siguiente paso de los minis, y dentro de las diferencias más marcadas destacan le hecho que de son un poco más grandes, además de producen más vapor, cuentan con más batería y son un tanto más autónomos.
  • AVPs o Mods: diseñados para personas con amplia experiencia, resultan casi en su totalidad autónomos, además de que son la opción más acercada a los cigarrillos electrónicos con inteligencia artificial, salvo que cuentan con más funciones mecánicas.

Los cigarrillos electrónicos con IA sin duda han dejado de ser el futuro para convertirse en el presente de esta actividad, tal como lo resalta Rotativo, ¿la ciencia y tecnología permitirán que esta actividad sea totalmente segura? Eso esperamos, por el bien de todos los usuarios.

Compartir noticia

TECNOLOGÍA 21

Medio especializado en publicaciones tecnológicas con enfoque en negocios desde 2007.

Nuestro alcance principal comprende Iberoamérica.

Reservar atención online

SERVICIOS

Publicidad para empresas
Coberturas y entrevistas
Consultas y reservas online

RESERVAR ATENCIÓN

Noticias de tecnología y negocios
Enlaces Archivo / Condiciones

Estás viendo: “Llegan los cigarrillos electrónicos con inteligencia artificial