Nosotros      Publicidad

La tecnología: El principal aliado de los casinos en línea

La tecnología ha supuesto un cambio radical en todos los aspectos de la vida. Hoy desde la  alimentación hasta el entretenimiento, tienen que ver con nuevas tecnologías.

Para que sitios como Betsson casino logren el éxito en la red, necesitan ir de la mano de las últimas tendencias en tecnología. Para ejemplificar mejor, los distintos avances tecnológicos son una ola y los casinos el surfista que intenta dominarla.

Actualmente, los casinos en línea mueven millones de euros al año, convirtiéndose en una industria rentable y en una de las principales fuentes de entretenimiento.

El auge de las apuestas por internet tiene respuesta en varios factores como la comodidad, variedad de juegos, promociones y nuevas formas de apuestas. Además de factores externos como, por ejemplo, una pandemia.

Pero nada de eso hubiese sido posible sin la adaptación de la tecnología a las apuestas, aprovechando todas las herramientas que ofrece.

¿Cómo la tecnología influye en los juegos?

La tecnología juega un factor fundamental en el desarrollo de softwares por parte de los proveedores de productos de casino en línea.

Empresas como Microgaming, considerada como la primera en el mundo de los casinos online, entendió que el aspecto visual es igual de importante que las características de los juegos o las temáticas.

Entonces, ha enfocado todas sus fuerzas en crear juegos de casino que sean lo más parecidos a la realidad, pero en el mundo virtual, con la ayuda de la tecnología inmersiva.

Asimismo, la compañía ha logrado acuerdos con otros proveedores para la utilización de tecnologías como la MegawaysTM, que mejora la mecánica de los juegos para aumentar la diversión.

Mejoras en la seguridad y transparencia

Cuando una persona quiere apostar en casinos en línea normalmente se hace dos preguntas: ¿es seguro? ¿no hacen trampa?

Dichas incógnitas son resueltas gracias a la tecnología despejando cualquier duda y, por ende, tranquilizando a los usuarios.

Un buen casino es aquel que busca mejorar la seguridad con respecto a los datos personales de los usuarios y la transparencia en juegos. Para ello emplean dos tecnologías claves:

  • Protocolo SSL: el Secure Sockets Layer es un sistema que utilizan todos los casinos en línea confiables. Su objetivo es encriptar los datos personales y financieros que comparte el usuario con el casino, evitando que sean robados por terceros.
  • Generador de números aleatorios: es el corazón de los juegos de azar en línea y fue diseñado para garantizar que los resultados sean justos. El RNG (como se conoce en inglés) no puede ser manipulado por los casinos. Además, hay instituciones que periódicamente supervisan que el generador de números aleatorios está funcionando correctamente.

La tecnología OCR le da vida al casino en vivo

El casino en vivo es una de las últimas adquisiciones de los sitios de apuestas por internet. Y pese a que es algo relativamente nuevo y necesita mejoras, ha tenido una gran receptividad en los usuarios.

Esta forma de juego consiste en emular lo más posible la experiencia de los juegos de mesa en casinos tradicionales o físicos. Hoy el casino que tenga un buen casino en vivo tendrá ventaja sobre el resto.

Para que el casino en vivo funcione correctamente es necesaria la utilización de la tecnología de Reconocimiento Óptico de Caracteres (OCR, por sus siglas en inglés).

El sistema OCR tiene como trabajo registrar y enviar a los jugadores cada uno de los movimientos que realice el crupier en la mesa. De esa manera, se puede jugar al instante, como si se estuviera en un mismo lugar, pero a miles de kilómetros de distancia.

Dicho software es complementado por cámaras en alta definición ubicadas estratégicamente y un chat en vivo que hace rica la interacción.

Tecnología responsive y app móvil

El auge de los dispositivos móviles también influye en los casinos: las tabletas y teléfonos desplazaron a las computadoras.

Ante esto los sitios de apuestas han usado la tecnología para no quedarse atrás y ofrecerles a los usuarios lo que quieren.

Para ello han desarrollado aplicaciones móviles para sistemas operativos Android e iOS.

Igualmente, han adaptado sus plataformas a un diseño responsive, es decir, que funcionan correctamente desde computadoras, teléfonos y tabletas.