Nosotros      Publicidad  

Las naves en alquiler en Madrid como inversión

La finalidad del presente artículo es exclusivamente informativa y no incentivar una inversión específica.

La reciente inversión millonaria de una importante estrella de la televisión en locales, edificios y establecimientos de un polígono industrial, en un sector que no tiene nada que ver con su profesión, sugiere que el alquiler de naves en Madrid y en sus municipios colindantes es una de las mejores decisiones económicas que se pueden tomar en esta época. Y lo sería, incluso, en tiempos de incertidumbre como la que venimos atravesando, en gran medida por culpa de la pandemia del coronavirus y sus negativas repercusiones económicas.

Las naves en alquiler en Madrid pueden ser una buena inversión precisamente ahora, en que los precios han descendido. Se pueden encontrar naves en el Centro de Transporte de Coslada, por ejemplo, por menos de 23 mil euros al mes; o en un punto estratégico de Getafe por menos de 16 mil euros mensuales; o en Pinto por algo más de 14 mil mensuales. Locales y naves industriales de varios miles de metros cuadrados, en planta baja.

La pandemia del coronavirus ha traído tiempos de incertidumbre, inestabilidad laboral, etc. Pero hay sectores de actividad que se han reactivado, precisamente por las limitaciones de movilidad y otras dificultades para desarrollar una vida normal como la que llevábamos antes del COVID-19.

Importancia de la logística estratégica

Por ejemplo, los cierres perimetrales en multitud de localidades y los confinamientos preventivos han motivado un incremento del comercio electrónico, o ecommerce. Esto, a su vez, ha reactivado el mundo de la logística, porque los usuarios compran online en tiendas virtuales, hacen sus pedidos telemáticos y sus pagos electrónicos y esperan a que, en el tiempo más breve posible, les llegue la mercancía comprada.

La competencia en esta actividad se está haciendo feroz por parte de las diferentes plataformas o tiendas online, que pugnan por vender más barato y entrega más rápido. Pero el transporte de mercancías se topa con un nuevo problema, con el que hasta el año pasado no contaba: las restricciones de movilidad y los confinamientos perimetrales. ¿Qué hacer entonces?

Fuentes del sector inmobiliario reconocen que hay un afán inversor en naves industriales, como centros logísticos de reparto y distribución de las mercancías. Y ya no es suficiente tener una buena red logística. Ahora se plantea la nave logística estratégica; es decir, mantener una red de centros de almacenaje y distribución estratégicamente situados, para minimizar al máximo las dificultades de transporte y sortear las barreras de tráfico que las diferentes autoridades (nacionales, autonómicas y locales) decretan en función de la curva de la pandemia.

¿Por qué es rentable alquilar una nave industrial?

Llegados a este punto, es lógico concluir que las naves industriales alquiladas con fines logísticos tienen mayor interés en los centros urbanos de mayor consumo, y no cabe duda de que Madrid es clave en este sector del comercio electrónico en España.

De ahí que resulte rentable alquilar una nave industrial cerca de Madrid, en sus inmediaciones o en el propio término municipal de la capital de España.

Por los mismos motivos, es fundamental alquilar una nave industrial en Madrid y sus localidades colindantes para destinar dichas naves a un centro de producción.

¿Comprar o alquilar una nave?

Comprar una es una nave es una buena opción. Pero muchas empresas e inversores optan por el alquiler, porque así no se ven “anclados” en dicha nave; es decir, no se ven sujetos, en el futuro, a permanecer en dicha nave, aunque los puntos de compra y las redes de distribución puedan variar.

El alquiler de una nave permite tener una mayor movilidad para trasladar el centro de producción, almacén o logística en función de las variaciones y de los comportamientos del mercado, los hábitos del consumo, etc.

Tiene, además, ciertas ventajas fiscales  libera al quien alquilar de determinadas obligaciones, como podrían ser el pago de impuestos ligados a la nave alquilada, obligación de reformas y obras de adecuación, etc.

No hay que olvidar que las diferentes legislaciones (nacional, autonómica o local) pueden cambiar y que las circunstancias en las que uno inicia el proceso de compra de una nave industrial puede ser diferente al cabo de un tiempo, con lo que el alquiler estos locales estratégicos da más libertad para cambiar conforme cambian dichas circunstancias.

Autor: Marco Díaz