Nosotros      Publicidad  

¿Cómo mejorar nuestro email marketing en 2020?

Hoy en día, resulta inconcebible preparar una campaña de marketing que no tenga en cuenta la estrategia online. A las acciones de marketing tradicionales como el buzoneo o la entrega de merchandising, hoy se suman las acciones de marketing online. Son dos patas de la misma estrategia, que tiene como objetivo alcanzar el mayor número posible de clientes potenciales para mejorar la comercialización de un producto o servicio.

Entre las técnicas más efectivas de marketing online está el email marketing o marketing masivo. Podemos definirlo como una técnica de marketing directo online consistente en enviar correos electrónicos a las direcciones de una base de datos de contactos. Una de las claves del éxito radica en que esas bases de datos sean de calidad: es decir, que contengan clientes potenciales. Pero también es necesario dominar una técnica.

Un envío masivo de correo no debe confundirse con spam: se trata de alcanzar notoriedad, mejorar la imagen y vender productos y servicios. Para eso no basta con bombardear a correos. Por el contrario, es necesario personalizar los envíos, segmentar y hacerles un seguimiento. En definitiva, hay que saber cómo vender por mail.

Claves del email marketing

Para que funcione, el marketing masivo, el email que envíes debe contener algunas claves. Vender es una habilidad. Muchos la tienen, pero hay personas que pueden tener dificultades en trasladar ese talento a la redacción de un correo electrónico. Se puede ser un gran vendedor en el cara a cara, pero no tener las herramientas para hacerlo por escrito. ¿Cómo lograr un buen correo de venta?

– El asunto: es muy importante que capte la atención de los destinatarios. Ten en cuenta que muchas personas reciben decenas de correos al día: si el tuyo no impacta, si no llama la atención, es muy probable que acabe en la papelera sin abrir. Por eso, busca un titular impactante, pero que responda siempre al contenido.

– El tema: tu objetivo es vender, así que no te andes por las ramas. Empieza explicando los beneficios que el cliente puede obtener con lo que le estás contando. Muchas veces no es necesario vender las bondades del producto o del servicio, sino centrarte en cliente. ¿Qué va a lograr? ¿Cómo le beneficia a él? Una vez hayas hecho hincapié en lo positivo, puedes optar por el reverso: ¿qué pierde el cliente potencial sin lo que tú le ofreces?

– Plantéate las preguntas que se hará el cliente y resuelve sus dudas: el siguiente párrafo lo puedes dedicar a resolver las posibles objeciones de tu cliente potencial. Es fundamental que seas sincero. Si tu producto tiene un coste mayor que otros similares en el mercado, explícales qué los diferencia y por qué es más caro. Otro buen argumento es el social. Si tienes una posición líder, aprovéchalo. Recopila testimonios positivos y ofrécelos.

Información esencial: hay elementos que no pueden faltar. Si se trata de una oferta, deja claras las condiciones.

– Por último, es muy importante que llames a la acción. No hay que olvidar que el correo es una herramienta para mejorar las ventas. Pide a los clientes que compren el producto o que soliciten más información si así lo desean, de forma clara y con enlaces sencillos y directos.

Con estos pequeños consejos, verás cómo puedes aplicar tu talento de ventas también al email marketing.