Nosotros      Publicidad

Extensión de dominio: ¿Qué es y cuál es su función?

Si tienes un negocio, empresa o emprendimiento, crear un sitio web es necesario. En la actualidad, internet ocupa un lugar muy importante en el crecimiento comercial y el alcance de los negocios. Para hacer que más personas conozcan lo que haces o los productos que vendes, debes disponer de una página web.

Crear un sitio es cada vez más sencillo. En internet, existen múltiples herramientas que puedes utilizar y muchas guías que te ayudarán en el proceso. Si la opción es crear un sitio web de forma fácil, la plataforma más elegida suele ser WordPress. La ventaja radica en que, al ser una de las más utilizadas, podrás encontrar tutoriales que te ayudarán mucho. Además, existen servicios de hosting web adaptados a sitios creados en WordPress. Esto te será de mucha utilidad a la hora de elegir el plan de almacenamiento web adecuado.

A pesar de toda la información que encuentres en internet y las herramientas que faciliten el trabajo, a la hora de crear un sitio, tendrás que tomar algunas decisiones que requieren investigación y tiempo. Una de estas elecciones involucra a las extensiones de dominio.

¿Qué es un dominio?

Antes de contarte qué son las extensiones de dominio y cómo funcionan, vamos a adentrarnos en la definición de dominio. El dominio es una denominación que se asigna a un sitio web. Es un nombre único e irrepetible dado que actúa como dirección digital del sitio.

El dominio puede visualizarse en la url de la web y en los correos institucionales del negocio. Es un elemento muy importante dado que, al ser tan visible para los usuarios, influye directamente en la identidad de marca.

¿Qué es una extensión?

El dominio está compuesto por dos partes: el nombre de dominio y la extensión de dominio. El nombre de dominio es de libre elección. Puedes seleccionar un término relacionado con tu emprendimiento. La única limitación es que, al no poder haber dos iguales, debe estar disponible para ser adquirido.

La extensión de dominio también es conocida como dominio de nivel superior (en siglas, TLD). Se tratan de diversos conjuntos de caracteres que se ubican al final del enlace de un sitio. Las TLDs son limitadas. No puedes crear una libremente, sino que debes elegir entre una lista limitada (aunque amplia) la que se adapte mejor a tu web.

¿Cuál es la función? Tipos de extensiones

Al inicio de internet, para ingresar a un sitio web, debías escribir en el buscador la dirección IP. Esta era la única forma de encontrarlo y, realmente, resultaba muy incómodo. Piensa que una IP está compuesta por una gran cantidad de números. Si cada vez que quieres ingresar a una web, debes recordar esos números, sería bastante molesto ¿no?

Con el tiempo, surgió un sistema que ayudó a mejorar esto. Se trata del DNS (Domain Name System). Este sistema de dominios reemplaza la dirección IP por una denominación única compuesta por el nombre y la extensión.

La extensión cumple la función de orientar a los usuarios en cuanto al rubro y zona geográfica de una web. Al ser una parte muy visible, los navegantes pueden descifrar de qué se trata el sitio.

Para lograr este fin, las extensiones se dividen en dos tipos: territoriales y genéricas. Las extensiones territoriales son aquellas que limitan la zona geográfica de una web. Por ejemplo, si el sitio es de México, la extensión es “.mx”; si es de España, el enlace termina en “.es”.

Las genéricas o globales son las extensiones que se utilizan de forma general. Por lo general, se utilizan para indicar el rubro o categoría de un sitio web. Existe una gran cantidad de extensiones genéricas. Las más comunes son: “.com”; “.net”; “.org”. Algunas menos utilizadas, pero importantes y descriptivas, son: “.it”; “.tech”; “.sports”.

Bonus: ¿qué tener en cuenta para elegir la extensión?

Ahora, si vas a seleccionar un dominio para tu sitio, debes saber que la elección de la extensión influye mucho. Es por esto que te daremos algunos tips para que tengas en cuenta a la hora de elegir la extensión adecuada.

  • Las extensiones más populares suelen causar mayor confianza en las personas. Sin embargo, la mayoría de las veces están ocupadas o tienen un costo alto. Evalúa la rentabilidad antes de adquirirla.
  • Si seleccionas una extensión genérica más detallada, puedes usarla para completar el nombre de dominio. Por ejemplo: arregloseneldia.tech te da a entender que son reparaciones de aparatos tecnológicos.
  • Al usar extensiones geográficas, ayudarás a que los usuarios sepan con facilidad a qué región pertenece el sitio. Si no haces envíos internacionales, no te sirve que te compren desde otros países.
  • Los dominios menos populares suelen tener mayor disponibilidad y, por lo tanto, un costo mucho más bajo.

Es importante que tengas en cuenta que debes adaptar todo a tu sitio. En el mundo digital, no hay una regla explícita de cómo debes hacer las cosas. Algunas cosas te servirán más que otras. Recuerda, ¡tú eliges el camino a seguir!