Nosotros      Publicidad

Coronavirus: Así afectó la pandemia a la industria para adultos

Hemos oído hablar mucho de cómo la pandemia ha sido muy difícil para las industrias que reúnen a la gente, como los pubs, los restaurantes y las compañías aéreas. Sin embargo, el sector adulto, que reúne a miles de trabajadores sexuales, es otro de los sectores que también se ha visto gravemente afectado por el hecho de que a las personas no se les ha permitido relacionarse físicamente durante la mayor parte de la pandemia.

Factores como la preocupación por la salud de los clientes y propia, y la movilidad limitada han reducido la demanda de servicios sexuales de kinesiologas en Lima durante la pandemia. Los informes también han señalado que muchos trabajadores del sexo han recurrido a la oferta de servicios en línea. Esto no significa que no haya habido trabajo sexual en persona, pero su descenso ha sido sustancial.

El trabajo sexual es uno de esos trabajos que nunca ha dejado de demandarse y suministrarse, ni durante las guerras ni durante las hambrunas, por lo que sería ingenuo pensar lo contrario en el caso de una pandemia. De hecho, la presión financiera inducida por la pandemia ha hecho, según se dice, que antiguas trabajadoras del sexo en Perú vuelvan al sector y que muchas nuevas empiecen a trabajar en la profesión también.

Si el nivel de negocio se ha mantenido bastante constante en un mercado en el que la oferta ha aumentado potencialmente, significa que el trabajo sexual se ha vuelto más competitivo durante la pandemia, y aún más para los trabajadores vulnerables del "extremo inferior" del mercado. Un mercado más competitivo probablemente signifique que los trabajadores bajen sus precios o asuman mayores riesgos con los servicios que prestan, o ambas cosas a la vez.

Oportunidad del sexo online

Como en otras partes de la economía, el trabajo se ha trasladado a Internet y a realizarse en remoto desde nuestros propios hogares. Promocionarse en Instagram y Twitter es cada vez más difícil; las trabajadoras del sexo dicen que las plataformas están prohibiendo sus cuentas. Algunas están experimentando con otros métodos.

Sitios como OnlyFans son beneficiosos para los trabajadores del sexo que ya tienen un gran público en Internet. Pero, para la mayoría de las trabajadoras del sexo en OnlyFans, la plataforma no sólo se lleva el veinte por ciento de sus ingresos, sino que también requiere una enorme cantidad de trabajo para atraer y mantener contentos a los seguidores y, simplemente, obtener un beneficio.

El trabajo sexual en línea es más seguro, en términos de exposición al coronavirus. Las personas que trabajan en dicho sector se han adaptado ofreciendo sus servicios a través de redes sociales como Whatsapp o servicios de videollamada donde el contagio es inexistente.

Negocios que se dispararon tras la pandemia

Como en todo, siempre hay excepciones y hay una parte de la industria del sector adulto que ha sabido sacarle partido a la pandemia. Los sex-shops o empresas de juguetes sexuales han aprovechado los beneficios del auge del comercio electrónico para poner a la venta infinidad de juguetes sexuales que han rompido todos los récords, como el ya famoso Satisfayer.

Por su parte, Dildo King, empresa de accesorios sexuales ubicada en Berlín, señala que las ventas de este tipo de juguetes han aumentado en un 87 por ciento desde que se anunciaran las restricciones.

Por su parte, las plataformas y páginas web dedicadas al contenido de imágenes y vídeos  porno también han visto como, de la noche a la mañana, el tráfico de sus sitios web es mucho mayor ahora que antes de que ocurriera la pandemia.