Nosotros      Publicidad

¿Cómo esconder una cámara oculta?

Una cámara oculta es un pequeño dispositivo que se coloca en diversos objetos cotidianos para vigilar y saber todo lo que sucede en un determinado lugar. Estos dispositivos se utilizan en distintas situaciones, según sea conveniente. Por lo general, se instalan para detectar al culpable de un robo, para grabar conversaciones o para descubrir una infidelidad. Sin importar cuál es el motivo por el que necesites una cámara espía, en Espia2 encontrarás muchísimos objetos que te permitirán ocultarla mejor. A continuación, te damos algunos consejos sobre cómo esconder una cámara oculta.

¿Qué quieres grabar?

Para determinar cuál es el mejor objeto para esconder una cámara oculta, lo primero que debes hacer es pensar qué quieres grabar. La ubicación donde quieras colocar este pequeño dispositivo te permitirá elegir mejor qué objeto es el adecuado. Esto se debe a que el artículo que elijas para grabar debe integrarse con la habitación para que pase desapercibido. Hoy en día, puedes comprar la cámara y esconderla en un objeto que ya tengas o, directamente, adquirir un objeto con la cámara incorporada.

Por ejemplo, si quieres colocar la cámara en una oficina, podrías considerar adquirir una calculadora espía. De esta manera, la persona a quien estés intentando grabar no sospechará que hay una cámara en la habitación.

Los mejores lugares para esconder una cámara oculta

En casa

Si te vas de viaje y quieres asegurarte de que todo esté en orden en la casa vacía, es una buena idea utilizar una cámara oculta. Una casa ofrece infinitas posibilidades de objetos cotidianos que no levantarán ninguna sospecha. Puedes usar una maceta con plantas naturales o artificiales para esconder tu dispositivo. Sin embargo, los relojes de pared, los portarretratos y los cuadros son los mejores artículos para ocultar una cámara, ya que no suelen manipularse demasiado. Además, como suelen colocarse en altura, son perfectos para obtener la mejor toma de una habitación.

En la oficina

En la oficina sucede lo mismo. Si quieres colocar una cámara en tu propio despacho, puedes integrarla fácilmente con cualquiera de los objetos que tienes allí. Sin embargo, si necesitas la cámara en un almacén o en una tienda cerca de la caja registradora, el escondite es un poco más difícil. Algunas personas colocan estos dispositivos en los detectores de humo para que pasen completamente desapercibidos.

En el coche

Esconder una cámara en un coche es un poco más complicado, pero no es imposible. Por lo general, las cámaras que se utilizan allí también deben grabar sonidos, en caso de que quieras escuchar conversaciones. Muchas personas suelen instalarlas en el salpicadero o debajo del asiento, si solo quieren grabar la voz. Si tú también estarás dentro del coche, puedes optar por gafas, una corbata o un bolígrafo espía; básicamente, cualquier artículo que puedas llevar encima sin levantar sospechas.

Las cámaras espías son perfectas para grabar cualquier situación. En casa y en la oficina, lo más recomendable es utilizar objetos que se integren bien a los espacios. En un coche, todo depende de si quieres grabar sonido y si tú también estarás dentro del vehículo.

Descargo de responsabilidad: recomendamos usar este tipo de artículos únicamente para situaciones legales como realizar reportajes en escenarios de periodismo de investigación u otros.