Nosotros      Publicidad

La alta conectividad contribuye a la ciberseguridad

A partir del año 2020, de forma global experimentamos cambios en las distintas industrias existentes. La situación de pandemia nos obligó a cambiar la manera en como trabajamos, estudiamos, nos comunicamos e incluso nos divertimos.

Lo prioritario es mantenernos saludables y para las organizaciones también era vital mantener su operatividad. Es entonces que se implementó el teletrabajo de manera masiva, las personas comenzaron a adquirir laptop, PCs, nuevos smartphones y mucha más tecnología que les permita estar conectados para poder seguir trabajando.

La conectividad es vital para poder establecer una comunicación con nuestro equipo de trabajo. Fue momento de considerar las mejores ofertas fibra, fijo y móvil, ya que los planes que adquirimos hacen la diferencia entre trabajar de manera ágil, aumentando nuestra productividad o mantenernos en una conexión que nos impida entender a los demás o trabajar a la velocidad que requiere una organización moderna.

Sin embargo, no solo la conectividad es importante en un escenario pospandemia ya que tanto para personas naturales como para empresas, es necesario que se aumenten los esfuerzos respecto a desarrollar el conocimiento de buenas prácticas relacionadas a la ciberseguridad, debido a que los ciberataques aumentaron a raíz de la pandemia y la mayoría de las empresas no se encuentran preparadas para escenarios de crisis de este tipo.

Un ciberataque con malware del tipo ransomware, que involucra secuestro de archivos y solicita el pago del rescate a favor del cibercriminal, puede hacer que una pequeña empresa quiebre. También podría afectar seriamente a la reputación de empresas medianas y grandes, ya que perder archivos de los clientes y/o de gran importancia para el negocio es algo que podría incurrir en sanciones judiciales.

Para ello, una de las mejores prácticas a fin de garantizar la recuperación de los archivos y no arriesgarnos a dañar la reputación de nuestra empresas, es realizar copias de seguridad de manera periódica. Existen servicios especializados en la nube como el de Backblaze, el cual no tiene límite de almacenamiento e incluso permite que podamos realizar una copia de seguridad de unidades externas como discos duros y/o SSD, las cuales deben ser conectadas, por lo menos una vez cada treinta días.

Para garantizar que nuestras copias de seguridad en la nube sean eficientes y no consuman todo nuestro ancho de banda, debemos solicitar a nuestros proveedores de Internet planes ideales para ello. La conexión mediante fibra óptica nos permite disponer de altas velocidades simétricas: equiparables y/o idénticas tanto de bajada como de subida.

La velocidad de bajada nos permite disfrutar de una rápida navegación y consumo de contenidos multimedia por medio de nuestro navegador y/o aplicaciones móviles que nos permitan acceder a lo que corresponda: música, videos, fotos, libros digitales, mensajes, etc. Mientras que, la velocidad de subida nos permite poder enviar documentos de manera rápida: emails con grandes archivos adjuntos, subir videos a YouTube, publicar contenidos en redes sociales, etc.

De esta manera, vemos que tener una conexión a Internet idónea es vital para poder garantizar copias de seguridad en la nube. Sin embargo, también debemos considerar realizar copias de seguridad de manera local: en unidades externas, de preferencia SSD con conectividad Thunderbolt 3 o superior para mantener una alta velocidad de transferencia. Los planes de datos móviles también pueden ayudarnos para poder acceder a las copias realizadas e incluso realizar las copias según lo necesitemos.