Perú: Intel y Care brindan oportunidades para la educación

Intel nos envía su nota de prensa donde nos informan que 66 millones de niñas.

representantes de Intel y CareIntel nos envía su nota de prensa donde nos informan que 66 millones de niñas y adolescentes a nivel mundial quieren ir a la escuela. Además, Intel, como CARE y 10×10, creen firmemente que mayor acceso a educación para niñas y mujeres, catalizará el progreso social y desarrollo económico a globales.

Intel a nivel mundial ha diseñado la campaña “Ella puede”, en el marco de esta campaña es que Intel desarrolló una alianza con Care Perú y con otras ONG en el mundo, con la finalidad de llevar el mensaje de la importancia de la educación a la mujer como agente promotor de cambio social y promover la equidad económica y educativa en la mujer.

En el Perú, Intel en alianza  con la ONG Care Perú, dio inicio a la campaña ‘Educar a las niñas es cambiar el mundo’, cuyo énfasis está puesto en mejorar la educación de las niñas, como herramienta esencial para el desarrollo y la superación de la pobreza. Como parte de esta campaña, CARE Perú e Intel presentan el film “Girl Rising”, en alianza con 10×10, productores del film.  Intel es sponsor principal de la Campaña Global y la Campaña en Perú, donde se suman fuerzas para lograr sensibilizar a la población sobre lo importante que es el acceso a la educación de niñas y mujeres.

El film narra la historia de 9 niñas de diferentes países del mundo que luchan por ejercer su derecho a la educación, rompiendo barreras y superando limitaciones. A través de esta película se busca crear conciencia social sobre el poder de la educación para cambiar el mundo, ya que actualmente 66 millones de niñas en el mundo sueñan con asistir a la escuela pero diversas barreras sociales, económicas y culturales lo imposibilitan.  Senna es la protagonista del capítulo peruano de “Girl Rising”. Su historia fue llevada  a un guión cinematográfico por Marie Arana, novelista y ensayista peruano-estadounidense, colaboradora habitual del Washington Post, Senna  es la pequeña  guerrera del documental y nos enseña que por más obstáculos que existan con determinación todo se puede lograr.

La presentación del capitulo peruano del film se realizó en presencia de Inés Kudo, Especialista Senior de Educación del Banco Mundial; Ofelia Rodriguez Larrain, Directora de Empresarios por la Educación, Milo Stanojevich Director Nacional de CARE Perú; Jaime Estrada, Gerente de Asuntos Corporativas de Intel América Latina y Jessica Freundt, Gerente de Responsabilidad Social y Educación de Intel Perú

Intel ha trabajado por décadas para mejorar la educación en el mundo bajo la concepción de que, si la brecha educativa entre hombres y mujeres ser cierra, no sólo las vidas de ellas se verán afectadas, sino también las de sus familias y comunidades. Mediante el acceso a tecnología, becas y programas de aprendizaje comunal, Intel provee de oportunidades para educación de calidad y equitativa a mujeres y niñas, que persiguen además su crecimiento personal, además del cognitivo.

Intel cree que cada niño en cada rincón del mundo tiene el derecho a una educación de calidad. La educación trae esperanza y es un camino seguro hacia un futuro mejor. Sin embargo, a pesar de la certeza de que la educación es esencial, alrededor del mundo se les niega desproporcionalmente a las niñas y a las mujeres el acceso a ella, existiendo más de 90 millones de niñas en el mundo en vías de desarrollo que no acuden a la escuela todos los días.

A veces esto se debe a sus tradiciones culturales y a sus valores, mientras que en otras oportunidades, es el resultado de difíciles, pero prácticas concesiones, hechas como resultado de necesidades básicas reales. Irónicamente, es por medio de la educación que muchas de estas limitaciones pueden ser atendidas, rompiendo así el ciclo de pobreza generacional. La oportunidad perdida para ellas, así como para la humanidad como un todo, es masiva.

Cuando se las educa, las niñas y las mujeres se convierten en poderosas catalizadoras del desarrollo sostenido, la prosperidad, el progreso, y la estabilidad para ellas, sus familias, sus comunidades y sus economías.  Es particularmente crítico que nos esforcemos en conseguir la educación de las niñas y las mujeres jóvenes, pues al educarlas se crea una generación de esposas, madres, y lideresas de la comunidad, las que serán capaces de manejar sus finanzas de mejor manera, podrán mejorar la nutrición y el cuidado de la salud de sus familias, y después podrán pasarle estas habilidades y conocimientos a sus hijos e hijas, así como a sus pares.

Tan solo un año adicional de educación primaria significa un aumento del 10 al 20% en salarios en el futuro, mientras que un año más de educación secundaria resulta en un incremento adicional del orden del 15 al 25%. Los estudios han demostrado que las niñas y las mujeres reinvierten el 90% de sus ingresos en sus familias al invertir en la educación de las siguientes generaciones, al iniciar sus propios negocios, al mejorar sus condiciones de vida y el cuidado de la salud.

En vista de esto el impacto puede ser exponencial y de largo alcance para lograr el crecimiento de la economía global, la disminución de las epidemias que afectan a la salud, y para impulsar la innovación. Las posibilidades de crear un mundo más estable y próspero son históricas.

“El acceso a la educación para las niñas en muchas partes del mundo es aún muy limitado, es por ese motivo que Intel se une a esta iniciativa de 10X10 con el propósito de generar el cambio y afianzar a la mujer en la sociedad acercándola a la alfabetización digital y rompiendo barreras de crecimiento económico. Es importante crear conciencia y dar a conocer la estadística que refleja, que educando a una niña, a una mujer, el impacto de cambio en la comunidad es comprobado. Las niñas pueden ser los agentes de cambio en la sociedad.”  Señalo Jessica Freundt, Gerente de Responsabilidad Social y Educación de Intel Perú

Estadísticas en Perú

Aún existen graves desigualdades en la educación peruana que afectan, sobre todo, a las niñas y adolescentes de los pueblos indígenas y de las regiones más pobres de la zona andina y de la Amazonía. Estudios realizados por CARE Perú y sus socios muestran que un poco más de la mitad de las niñas indígenas estuvieron matriculadas (52.55%) en comparación con el 70.19% de niños indígenas. También hay desigualdades en las tasas de matrícula de niñas (78.7%) y niños (86.28%) aymaras en la serranía.

Quechua %

Aimara %

Pueblos Indíguenas %

Hispanohablantes %

Varones

76.25

86.28

70.19

79.23

Mujeres

75.70

78.70

52.55

78.94

Fuente: INEI (2008). Encuesta Nacional de Hogares 2007. Lima: INEI.
Elaboración: Vásquez, E, Chumpitaz, A, Jara, C (2009).

Sólo el 30.28% de niñas quechuas del área rural y 9.77% de niñas indígenas de la Amazonía, se matriculan para recibir la educación secundaria.

Sólo el 15 % de adolescentes del ámbito rural, terminan oportunamente la secundaria (es decir, entre los 16 y los 18 años) en comparación con el 19% de hombres. Siendo el índice de paridad de género de 0.82, es decir, que en las zonas rurales, por cada 100 hombres que culminan oportunamente la secundaria, sólo 82 mujeres lo logran.

El porcentaje de mujeres que culminan la secundaria a una edad oportuna, es aún menor en la mayor parte de los ámbitos rurales de las regiones donde trabaja Care Perú: Amazonas (8.3%), Ancash (13.6%), Ayacucho (11.3%), Cajamarca (12.1%), Huancavelica (14.5%) y Puno (27.2%).

Compartir noticia

Imprimir - Enviar a Email

Autor: Antonio Paredes - Fecha: 21/03/2013

Lo último en tecnología

Noticias relacionadas Noticias recientes Noticias nacionales
Noticia sobre: Empresas, Perú

:

: