Perfección obsesiva de la belleza en la publicidad

Una fémina-robot con cara humana, encarna a los televidentes promedio, a simple vista parece un.

Una fémina-robot con cara humana, encarna a los televidentes promedio, a simple vista parece un corto sacado de algún video de Marilyn Manson, Tool o Saw III, pero viendo más allá de lo evidente (y sin la espada del augurio), es la realidad actual y como la publicidad televisiva nos transforma.


Nosotros valemos, no por ser como quiere la publicidad que seamos, sino por nuestra independencia al sistema (suena a Matrix ya sé), ser tú mismo, hacer lo que quieras y disfrutarlo, tener calidad de vida y una Dolly clonada más, un experimento publicitario o social.

Compartir noticia

Imprimir - Enviar a Email

Autor: Antonio Paredes - Fecha: 28/05/2007

Noticia sobre: Internet

:

: