Sony: Ataque de Anonymous solo dejó un sabor amargo

anonymous sony

Según algunas fuentes de Sony, el importe total de la potencia de fuego utilizada para inundar los sitios web de Sony esta semana les han dejado solo un sabor amargo.

Anonymous atacó Sony esta semana como represalia por la demanda contra George Hotz (Geohot). Para estos ataques se usó Low Orbit Ion Cannon (LOIC), para inundar los servidores de Sony con información suficiente para crear un ataque de denegación de servicios.

Es una herramienta eficaz, y por eso los sitios web de Sony han estado de cabeza toda esta semana. Pero Sony dijo que el ataque solo les dejó un sabor amargo a sus ingenieros, que resolvieron el problema rápidamente.

Una fuente de Sony Computer Entertainment América y Sony Music, dijo que los ataques DDoS han sido decepcionantes. Lo califican más como un picón de mosquito que como una fuerza imparable. Solo molestó a sus ingenieros de red, fue como un simple resfrío.

Así que ahora todos se preguntan, y entonces ¿por qué los servidores de Sony han estado de cabeza toda esta semana?, La fuente dijo que la inundación de datos no fue abrumadora, pero venía de un gran número de direcciones IP que les tomó algo de tiempo bloquear. Todos fueron puestos en lista negra, mientras tanto, un dominio específico podría demorar una hora más o menos, mientras que todo se ponía en su lugar. Según la fuente, esto lleva tiempo, pero no es difícil.

La actual ronda de ataques a Sony fue mucho más fuerte que los ataques anteriores, pero Sony al parecer está mejor capacitado para resistirlos, o es que simplemente quieren restarle importancia al hecho.

Fuente: Arstechnica

Noticia sobre: Noticias
Comenta este artículo Sony: Ataque de Anonymous solo dejó un sabor amargo
Nota: Sus consultas y comentarios son bienvenidos. Por favor, tenga en cuenta que los mensajes ofensivos o fuera de lugar no serán publicados, gracias.
TECNOLOGIA 21 S.R.L
RUC: 20517920178

Noticias de tecnología

Etiquetas: 

anonymous, ataque, Sony


Estás viendo: Sony: Ataque de Anonymous solo dejó un sabor amargo