Eventos traumáticos pueden afectar los genes

El trauma no es sólo psicológico, sino biológico e incluso hereditario. Una nueva evidencia ha sugerido.

ggeeeneesssEl trauma no es sólo psicológico, sino biológico e incluso hereditario.

Una nueva evidencia ha sugerido que los eventos traumáticos como el ataque del 11 de Septiembre o las bombas en Londres un 7 de Julio, realmente pueden afectar los genes y las vidas de niños que aún no se han desarrollado.

Alterando el mecanismo regular químico de las expresiones genéticas, estas modificaciones pueden convertirse como parte de la línea genética del ser humano y puede ser pasada a otra víctima pequeña (las futuras generaciones).

Este es un concepto controversial, porque parece poner en duda uno de los principios fundamentales de la teoría moderna de la evolución.

De acuerdo a los científicos ortodoxos, la única herencia genética de nuestros padres es el ADN.

A pesar de esto, parece ser que no es completamente cierto por las recientes hipótesis. Integrados con la secuencia de ADN están los reguladores epinegéticos, mientras que las marcas químicas controlan qué genes se expresan y qué genes no.

Su relación se da porque la epigenética a los factores no genéticos que intervienen en la ontogenia, la cual se encarga de describir el desarrollo de un organismo desde que es una célula.

La proposición herética es que estas marcas epigenéticas pueden ser transmitidas junto con el ADN.

Los últimos hallazgos, indican que las condiciones psicológicas, tales como el trauma y el estrés, también dejan una marca epigenética.

La pregunta persiste: ¿Pueden estos efectos ser heredados? Las investigaciones están sugiriendo que la respuesta es que sí.

En el caso de los sobrevivientes del Holocausto, una gran proporción muestra niveles bajos anormalidad de la hormona cortisol, un déficit que está asociado con PTSD (Trastorno de Estrés Postraumático).

Lo que es sorprendente, es que sus hijos tienen los mismos niveles anormales, esto fue mostrado como un rasgo biológico, en vez de presentarse como un efecto de la relación padre-hijo.

La buena noticia es que los adversos efectos epigenéticos son reversibles.

Fuente: DNA

Compartir noticia

Imprimir - Enviar a Email

Autor: Grecia Garcia - Fecha: 26/11/2010

Noticia sobre: Ciencia, Noticias

:

: